5 trucos para empacar mejor tu maleta cuando viajes

Viajar es una increíble experiencia que te abre puertas a nuevas perspectivas y experiencias, pero para muchas personas el momento de empacar le resta parte de su magia. Con estos sencillos tips empacar se volverá una tarea eficiente y automática.
1. ORGANÍZATE:
 
Cuando viajamos pecamos por llevar demasiadas cosas (generalmente las mujeres), que al final no usamos y generan un peso extra, o por llevar muy pocas cosas (generalmente los hombres), lo cual también es problemático, porque puedes terminar molestando a tu esposa porque olvidaste hasta tu cepillo de dientes.
La mejor forma de organizarse es colocar todo lo que se planea llevar junto, encima de la cama o al lado de la maleta. Así podrás armar conjuntos por día y hacerte un idea de realmente cuánta ropa o implementos necesitas llevar.
2. CUIDA LOS CABLES:
 
Cuando viajamos los cables son más propensos a romperse y a dañarse cuando los guardamos en la maleta, porque cuando los ponemos un poco sueltos tienden a enredarse o a doblarse demasiado.
Puedes hacer varias cosas para mantenerlos a salvo. Una opción es buscar un estuche de lentes (o parecido) y guardarlos bien doblados dentro. Otra genial opción para evitar que se doblen y se quiebren es enrollar un resorte (puede ser de una libreta vieja o hasta de un bolígrafo) en el cable. Hacer esto, sobre todo en los extremos si es un cargador o unos audífonos, evitará que se doblen en sus zonas más sensibles.
 
 
3. EVITA LOS MOLESTOS DERRAMES:
 
Cuántas veces llegamos a nuestros destinos, para luego abrir la maleta y llevarnos la desagradable sorpresa de que el envase que se veía tan hermético nos ha traicionado y su contenido se ha vertido sobre toda nuestra ropa.
El problema es que con los cambios de presión del avión, hasta el más confiable envase puede ceder. Para evitar esto abre todas las botellas o envases con líquidos que lleves y séllalas con un pedazo de envoplast o una bolsa de plástico, antes de volver a cerrarlas. Es práctico y podrás  guardar y reutilizar esos pedazos cada vez que viajes.
4. OPTIMIZA EL ESPACIO: 
 
A veces hacer que las cosas quepan en la maleta puede ser un verdadero dolor de cabeza. Te ahorrará mucho espacio enrollar la ropa en vez de doblarla convencionalmente. Si hay una prenda muy delicada, la puedes doblar, envolverla en papel de seda para protegerla y colocarla en el fondo de la maleta. Usa bolsas al vacío para ropa.
 
Dentro de los zapatos puedes colocar cosas delicadas que no quieras que se rompan, prendas u otros objetos, para aprovechar el espacio. Luego los puedes meter en una bolsa plástica, para que no ensucien el resto de la ropa o desprendan olor.
Otra recomendación es cerrar la maleta, dejar que las cosas se asienten un rato y luego abrirla ligeramente para ver qué espacio disponible queda. Y, para evitar arrugas, doblar las chaquetas hacia adentro y colocar los cinturones en los cuellos de las camisas que no quieras que se arruguen.
5. CONTROLA EL PESO:
 
Imagina si después de todo este trabajo, llegas al aeropuerto y descubres que te has pasado de peso y que debes abrir tus maletas frente a todos para sacar algo y volverla a organizar.
Para que esto no suceda, lo mejor es pesarla en casa. Una opción es comprar una balanza para maletas. Pero si no la tienes, puedes usar una balanza casera. Móntate solo y mide tu peso. Luego, móntate con la maleta y réstale tu peso. Así sabrás exactamente cuánto pesa tu maleta.
 
OJO: Siempre deja al menos 2 kilos por debajo del límite, porque, a veces, las balanzas de los aeropuertos marcan un poco más de peso de lo que marcas tú en tu casa.

10 COSAS QUE HACER EN EL PUEBLO MÁGICO DE CUATRO CIÉNEGAS

El Pueblo Mágico de Cuatro Ciénegas, ubicado al norte de Coahuila, a tres horas de Saltillo, es uno de esos destinos que maravillan a quien lo visita. Desde sus áreas naturales únicas y sorprendentes, hasta sus sabores norteños y vinos locales, este destino lo tiene todo para que pases unas vacaciones inolvidables. Aquí te decimos algunas de las actividades que no puedes dejar de hacer.

1. Recorre su Plaza Principal, donde se encuentra su quisco, la Iglesia de San José y el Palacio Municipal. Una buena forma de empezar tu paseo por este Pueblo Mágico.

2. Visita el Museo Venustiano Carranza; ahí vivió el líder revolucionario y hoy puedes dar un recorrido por la historia de México y de este personaje.

3. Pasea por el Callejón de Guevara, una calle muy estrecha y recién remodelada, digna de ser caminada; uno de los puntos más pintorescos de Cuatro Ciénegas.

Alfredo Martínez

Foto: Alfredo Martínez

4. Contempla la Poza Azul, esta maravilla natural ubicada a nueve kilómetros del pueblo tiene una profundidad de poco más de cinco metros y en sus aguas turquesas y cristalinas habitan especies animales que solo es posible encontrar de forma natural en esta región.

Alfredo MartínezFoto: Alfredo Martínez

5. Aprovecha tu visita a la Poza Azul y camina por el sendero interpretativo El borbollón, en el cual se ubica un manantial donde precisamente brota un borbollón de agua.

6. Recorre las Dunas de Yeso, un paisaje desértico de color blanco que abarca más de 800 hectáreas y pertenece al área protegida de Cuatro Ciénegas. Definitivamente un espectáculo natural que no puedes dejar de ver.

Alfredo MartínezFoto: Alfredo Martínez

7. Explora las Minas de Mármol, una cantera abandonada que ahora, gracias a los cortes rectos de quienes la trabajaron anteriormente, parece una suerte de zona arqueológica mediterránea. Si prefieres puedes hacer este recorrido en bicicleta de montaña.

Alfredo MartínezFoto: Alfredo Martínez

8. Date un chapuzón en el río Mezquites. En sus aguas templadas y cristalinas podrás nadar, esnorquelear y disfrutar de uno de los lugares más bonitos de la zona. En esta área también puedes acampar y pasar una tarde muy agradable.

9. Pasa un día entre viñedos y catas de vino en las Bodegas Ferriño y Vinos Vitali. En estos lugares puedes ver, oler, sentir y degustar la tradición vitivinícola local de más de 200 años.

Alfredo MartínezFoto: Alfredo Martínez

10. Deleita tu paladar con un plato de cortadillo, que es carne cortada en trozos bañados en salsa. El queso con chile es otro de los manjares de Cuatro Ciénegas que tienes que probar, así como la machaca y los tacos piratas.

 

VÍA MÉXICO DESCONOCIDO