parque

Por qué los amigos que haces viajando son únicos e irremplazables

¡Tu Fuente de Energía Positiva!

Cuando viajas, o nadas o te hundes. La verdad es que en un viaje, o te vuelves mejor para conocer gente, o terminas haciendo las cosas solo.

De cierta manera te ves un poco forzado a conocer a otros viajeros, al menos de que tu viaje se trate precisamente de estar solo, pero esas personas que conoces seguramente cambiarán tu forma de ver la vida y el mundo.

Estas personas han caminado todo tipo de senderos de vida, probablemente diferentes al tuyo, y es precisamente por esto que, se si vuelven amigos, marcarán tu presente, tu futuro y tus recuerdos por siempre.

Estas son algunas de las razones por las que los amigos que haces viajando son sin duda amigos para toda la vida:

Conocen la mejor versión de ti y la peor versión de ti

Te han visto en tus peores momentos, cuando extrañas tu hogar y te sientes deprimido. Te han visto colapsar luego de que alguien ingenioso se las haya arreglado para estafarte. Te han visto terriblemente cansado luego de horas y horas de viajar. Pero también te han visto cuando no puedes más de la felicidad al conocer un lugar con el cual sólo soñabas, o cuando sientes éxtasis al probar esa comida tan exótica que no sabes de qué está compuesta, pero sabe deliciosa o cuando por fin logras darte esa tan anhelada ducha luego de un largo, largo recorrido. Son de los pocos que te han visto en tus momentos más inspirados y también te han podido conocer sin prejuicios, ya que no concen nada sobre ti más que cómo eres tú, y tu te sientes libre de ser 100% quien eres

Estas personas conocen todas estas facetas sobre ti, ya que estuvieron ahí contigo durante todo el recorrido.

Se enseñan cosas entre ustedes

Ya sea cómo enrollar un cigarrillo perfecto o cómo preparar un exquisito Mai Tai, los amigos de viaje siempre te están enseñando algo, y por lo general son cosas realmente útiles.

Y tu también les enseñaste cosas. Les mostraste cómo se pueden ahorrar un par de pesos yendo a los museos los días que son gratis y que ellos no tenían idea, o enseñarles qué restaurantes era BBB (buenos, bonitos y baratos) o mostrarles con qué señora pueden lavar su ropa sin que les estafen o la echen a perder.

Ellos eran personas que se enfrentaban a las mismas dificultades que tú, por lo que contaban los unos con los otros para encontrar soluciones. Crearon ese tipo de relaciones donde las opiniones son valoradas y las historias siempre nuevas y entretenidas.

Han sido ricos y pobres juntos

parqueEstas personas fueron de las pocas personas con las que no sentiste vergüenza de decir que no tenías suficiente dinero como para un café. Con ellas no importaba si no podías darte el lujo de ir a comprar algo al mall o comprar un pasaje de bus al balneario más cercano, a ellos no les interesaba tu poder adquisitivo, les importaba tu presencia y estaban felices de invitarte a ese café o a ese pasaje en bus, porque donde más querían estar era a tu lado.

Cuando volvías a tener dinero y podías pagar tu pasaje de metro y mucho más, les devolvías el favor y les invitadas a una cerveza a un rico kebab de su local favorito. Y cuando estaban todos pobres nuevamente, simplemente disfrutaban de pasar el tiempo en los parques y plazas y de conocer facetas nuevas (y gratuitas) de los lugares donde estuvieran.

Te han visto fallar un millón de veces

No tienes miedo de verte ridículo frente a ellos porque es así como probablemente comenzó todo, un conjunto de personas con cara de no entender nada en un lugar completamente desconocido. Pasaron por etapas importantes juntos, creciendo como personas en la medida que pasaban los días.  No había necesidad de esconder tus inseguridades, miedos o errores porque ellos no te estaban juzgando, de hecho ellos compartían muchos de ellos. Hay algo asombroso acerca de mirar un menú durante 20 minutos, sin saber que pedir y sin tener a nadie que te juzgue.

El factor Expatriado

No eras el extranjero extraño para ellos; eras una de las pocas personas con las cuales realmente podían conversar y sentirse cómodos. Fuiste su roca, y ellos la tuya. Fueron los raros, los extranjeros, los loosers, los excluidos, los estafados, la carne fresca para los vendedores –  todo juntos. La camaradería generada en torno a la sensación de alienación creó un lazo de amistad más fuerte y distinto a cualquiera que hayan conocido antes.

  Sentir nostalgia con ellos es la mejor forma de sentir nostalgia

amEmpezar una historia con  “¿Te acuerdas esa vez en Tailandia?” probablemente siempre sea mejor que todo el montón de otras historias que tienes guardadas en tu stock. Todos aquellos recuerdos que hiciste en el extranjero que rememoras mientras miras hacia afuera de la ventana de la sala de clases hacen que atesores con mucho más amor y felicidad a aquellas personas que conociste en el camino.

Ellas estaban ahí para todas esas maravillosas primeras experiencias que nunca olvidarás. Siempre formarán parte de ese hermoso momento mágico de tu vida que nunca podrán ser borrados de tu memoria.

Probablemente no serían amigos si no fuera por el extranjero

No importa lo que diga la gente, las personas a las que te aferras mientras viajas son significativamente diferentes al resto de tus amigos de casa. Vienen de diferentes caminos en la vida, todos con diferentes orígenes y pasiones. No te haces amigo de ellos basado en el sistema normal de selección, sino en un sentido mucho más amplio. Te haces amigo de ellos porque están en la misma sintonía y te identificas con ellos.

Así debería ser siempre. Hacer amigos más allá del hecho de que hayan asistido a la misma escuela o que hayan crecido en el mismo lugar. Las relaciones de amistad que haces viajando son muy especiales porque lograste conocer a alguien con el/la cual nunca hubieses cruzado camino en otra circunstancia.

Te dan una nueva perspectiva

viaje

Ya que es poco probable que fueran amigos en tu vida “normal”, estas personas son diferentes a otros amigos que has hecho a lo largo de tu vida. Vienen de todo tipo de lugares y tiene hobbies e intereses diferentes a los de las personas que ya conocías. Mientras viajaron juntos se enseñaron cosas nuevas, introdujeron nuevas ideas y visiones que les abrieron la mente. Ellos son los que te mostraron música nueva, nuevas religiones, nuevas comidas y nuevas formas de ver y vivir la vida y eso les hace inigualables.

Siempre puedes contar con ellos para las aventuras

Son de las pocas personas que puedes llamar para proponerles nuevos viajes y planes y saber que se animarán. Ya se conocen y se han llevado bien y con ellos sabes que pasarán todas esas cosas que se vuelven inolvidables.

Sabes que también son estas personas las que te pueden llamar a ti en cualquier momento para romper la rutina, y sabes que te convencerán fácilmente. Son las personas que uno necesita en la vida, las que te recuerdan que hay más cosas en la vida que los estudios y el trabajo y que vivir la vida como una aventura no es algo que debe ocurrir sólo una vez.

Via: Lauren Martin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *